Si deseas constituir o ya cuentas con una empresa familiar, debes analizar (y evitar) algunos de los principales problemas que afectan a las empresas familiares, como: la falta de una estrategia clara, la falta de procesos estandarizados (cada quién hace lo suyo como quiere y sabe) aunque consideran tener su proceso “bajo control”, que no exista una estructura clara y formal, o no se tenga la costumbre o la práctica de darle seguimiento a los presupuestos y los planes de negocios, generando así negocios frágiles y en dónde su funcionamiento depende, en gran medida, de una o dos personas. Únicamente algunas pocas empresas (8%) consideran que han cruzado la línea institucional y pueden sobrevivir sin la necesidad de una persona específica.

Sólo como referencia estadística en México: el 90% de las empresas de la BMV son familiares, el 70% de las empresas familiares no logran pasar a la segunda generación, sólo el 12% llegan a la tercera generación. El 94% piensan que la sucesión es muy complicada, el 85% obtienen menos utilidad de la que podrían por conflictos familiares, 28% piensan que existe división entre la familia (en esfuerzos y objetivos), 55% de ellas no cuentan con un consejo de administración, y la mayoría padecen las debilidades en lugar de explotar las fortalezas.

Ok, esa es la referencia estadística, pero no se trata de deprimirnos por este asunto, ni mucho menos. Es muy importante definir y entender la complejidad de la empresa familiar, las características básicas, el desarrollo y las funciones empresariales, las debilidades genéricas y específicas, los flujos y las fortalezas.

Y para esto se requiere, idealmente de identificar las características propias de nuestra empresa familiar, contar con un consejo de familia, establecer un protocolo familiar y definir un plan estratégico para el desarrollo familiar (que incluye la misión, visión y valores de la familia empresarial, la definición de los objetivos patrimoniales y el plan de desarrollo patrimonial).

Enfocándonos en el lado positivo de las empresas familiares: pueden existir relaciones de afecto, comprensión, aceptación de la autoridad (generalmente), una finalidad común, flexibilidad, roles multifuncionales, valores comunes y una tradición familiar que forja una perspectiva de largo plazo, puede existir mayor lealtad, confianza, honestidad e integridad.

Esto lo podemos identificar en la dedicación, la agilidad en el decidir y el hacer, el aguante, el nivel de servicio, el pensamiento de largo plazo y la estabilidad en los puestos ejecutivos.

Solamente será indispensable definir los consejos (familiar, administrativo, directivo), los roles y las responsabilidades (mediante el protocolo familiar -carta magna-, el plan de desarrollo de la familia empresarial y el plan de crecimiento). Recuerda que sin reglas, no hay dirección (y es igual si hay reglas pero no se cumplen).

En resumen, Sí es posible asegurar la continuidad de la empresa familiar, preservando la unión y armonía de la familia empresarial, sólo se requiere decidirse a dar el paso institucional.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

 
Cualquier transacción en este sitio es segura, y su información confidencial está protegida.
© 2018. Crece Tu Negocio - Gestión Empresarial en Equilibrio®, un proyecto de BORGIO ARQUITECTOSs
Ver nuestra Política de Privacidad.
Nuestro sitio utiliza las cookies de Google Analytics para conocer su comportamiento y preferencias dentro del sitio, si usted continúa está aceptando implícitamente estas condiciones, de NO ser así, por favor salga de este sitio web.
Homines, dum docent discunt

Arq. Raul Ernesto Gio

Utilizamos el Sistema de Gestión de Socios WishList Member
A %d blogueros les gusta esto: